jueves, diciembre 08, 2016

Dios Ve en la Renovación Carismática los que Otros no Quieren Ver


Por José Eugenio Hoyos


En mi experiencia de más de 35 años participando y viviendo las bendiciones de la espiritualidad de la Renovación Carismática Católica puedo decir sin equivocarme que gracias a la RCC he sido un Sacerdote muy feliz y realizado pues he podido sentir mi crecimiento y acercamiento a Cristo con un fortalecimiento de dones y carismas que han enriquecido mi vida pastoral y mi predicación a nivel internacional.

Puedo asegurar también que la mirada de Dios se ha visto en la Renovación Carismática al escuchar y ver tantos milagros, sanaciones y liberaciones de igual manera podemos constatar tantas personas que han experimentado conversiones y como la Iglesia o parroquias con grupos de oración apoyados por los Sacerdotes son más fuertes y más activas.

Con los predicadores, servidores y grupos Carismáticos se comienzan a ver los frutos de la Nueva Evangelización y cada día poder vivir un Nuevo Pentecostés.


En 1 de Samuel 16, 12 nos dice: “Jesé respondió: “Queda el pequeño.” Lo trajeron, Samuel lo vio y el Señor le dijo: “Levántate, y úngelo porque es este.” Dios ve con claridad lo esencial.

Dios lo ve todo y no se equivocó al escoger a sus profetas, a sus discípulos y apóstoles y ahora te llama a ti dentro de la Renovación Carismática.

Recuerda que veo en aquel recaudador de impuestos a un apóstol. Vio a Saulo, un incansable misionero. Vio en nosotros a pesar de nuestras debilidades y miserias.

En tiempos de Jesús existían personas excluidas y marginadas los “no vistos” de la sociedad. Y Dios sigue viendo, nadie pasa desaparecido. Dios sigue mirando a aquellos que nadie ve.

miércoles, diciembre 07, 2016

Carismáticos Católicos (RCC) con el RUAH de Pentecostés


Por Kelvin Saravia

La Renovación Carismática (RCC) ha respirado por más de 50 años gracias a l oxigeno espiritual dado por el RUAH que es el Sople de Dios y la fuerza del Espíritu Santo.

En el libro del Génesis se nos explica este RUAH desde el momento de la creación. Nos dice el relato bíblico que Dios tomo humus (Tierra fértil) y nos comunicó su RUAH (viento en hebreo), es decir nos sopló.

“Ruah: Brisa. Viento. Se lo considera como el Espíritu de Yahveh y se aplica al “Soplo.” Es un don creador. Es un concepto que revela la apertura hacia la trascendencia, hacia lo divino, hacia Dios. Es la fuerza de Dios en nuestra vida.

Que interesante que raíz de la palabra espíritu es la misma de la palabra respiración.


De su aliento, de su soplo surgió la vida espiritual y desde entonces, desde ese primer momento de la humanidad, en cada ser humano hay un anhelo por ese aire. Los seres humanos, conscientes o no, estamos en una búsqueda constante por respirar del Señor.

Cada predicador Carismático, Sacerdote o laico, cada grupo y asamblea de oración necesitan respirar ese RUAH y sentir el oxígeno en nuestra labor Evangelizadora.

Cuando ores y alabes a Dios, abre tu corazón y tus pulmones para que ese Espíritu de Dios, ese aire ese Ruah que habita dentro de nosotros, se manifieste. Abre las puertas y ventanas de tu vida para que entre el Soplo del Espíritu Santo y vivas un nuevo Pentecostés.

lunes, diciembre 05, 2016

Carismáticos Herederos de Dones y Carismas


Por Kelvin Saravia


La Renovación Carismática Católica (RCC) además de ser una poderosa corriente de gracia es una gran fuerza espiritual que a través de la fe nos llena a los Carismáticos de dones y carismas.

La herencia de dones y carismas que Dios nos ha dejado, es un regalo precioso que hay tenemos los cristianos que descubrir y poner en práctica para enriquecer a nuestras comunidades y demostrarles que la misericordia y la compasión de Dios está viva y se mueve en la Iglesia y en cada grupo de oración.



A través de las Sagradas Escrituras podemos testimoniar y ver muchos casos de creyentes y de Carismáticos que creyeron y confiaron en el Evangelio de Cristo, que nunca dudaron en que Dios iba a cumplir las promesas de Pentecostés.

Cada uno de ellos recibió lo que creyó, porque Dios responde positivamente a la fe de los que creen. “Corre a clamarle a Dios, el corazón de Cristo es un Santuario reconfortante para el alma adolorida, “Dios mío clame a ti y me sanaste” (Salmo 30).

Los Carismáticos, comprometidos en los diferentes ministerios de la Iglesia, tenemos que entender que Dios siempre está con nosotros y que el Espíritu Santo es quien nos guía, protege y enriquece espiritualmente.


“Tú en cambio, quédate con lo que has aprendido y de lo que estás seguro, sabiendo de quien lo recibiste. Además desde tu niñez conoce las Sagradas Escrituras. Ellas te darán sabiduría que lleva a la salvación mediante la fe en Cristo Jesús”  (2 Timoteo 3:10-15).

El Espíritu Santo sigue fortaleciendo nuestra Iglesia y dándole fuerza a la Renovación Carismática

 

viernes, diciembre 02, 2016

Predicadores Carismáticos Católicos Multiplicadores de Fe, Solidaridad y Misericordia


Por Kelvin Saravia



La Renovación Carismática (RCC) tiene muy bien claro que la Misericordia no ha terminado que es eterna pues Cristo es el que nos motiva a través del Evangelio del amor a llevar esos mensajes de reconciliación y de paz.

Es por eso que el Predicador Carismático es un heraldo, un portador de esa Buena Nueva de esa palabra que anima, que muestra que Cristo continúa sanando, salvando y liberando.


Cada predicador Carismático debe ser un verdadero ejemplo y un testimonio vivo que lleve a muchos creyentes a los pies de Nuestro Señor Jesucristo.

En esta época de Adviento tenemos la mejor oportunidad de abrir y preparar nuevos caminos que saquen a la humanidad de la obscuridad y lleven a todos a ver la luz divina de Cristo.


Nuestra Iglesia es una fuente de salvación efectiva donde esas bendiciones deben multiplicarse cada vez que predicamos y testimoniamos la palabra de Dios un predicador bendecido y ungido no es el que tiene vocación de sanador, liberador o lleno de magia, no todo lo contrario es un servidor fiel de Cristo que se prepara en oración y es un Adorador Eucarístico.

El ser bendecido es el camino que todos debemos recorrer, es un regreso a la casa del Padre para disfrutar de los manjares espirituales que nos preparan a mejorar nuestra vida y para que nuestro encuentro personal con Cristo sea único. Como el del hijo prodigo, el de la samaritana, el leproso, el ciego o como el encuentro de Emaús. Todo predicador Carismático es el nuevo apóstol del nuevo siglo.

jueves, diciembre 01, 2016

Carismáticos Profetas desde el Bautismo en el Espíritu Santo


Por José Eugenio Hoyos


La Renovación Carismática Católica es la cuna que Cristo y la Virgen María mecen, arrullan y muevan para que desde allí nazcan cada día nuevos Carismáticos con el Fuego del Espíritu Santo.

Cada día los bautizados estamos forjando y dándole más fuerza a la gran Cultura de Pentecostés y recibiendo las promesas de Cristo en nuestros grupos de oración, asambleas y fortaleciendo la Iglesia Católica con nuestros dones y carismas.

El profeta Jeremías 1, 5 nos dice: “Antes de haberte formado en el seno materno yo te elegí, antes de salir del seno materno te consagre.”


Querido(a) Carismático(a) no hay persona que pase desapercibida por Cristo, recuerda siempre que no eres fruto del azar o de la suerte; si formas parte de la Renovación Carismática Católica (RCC) es porque formas parte de ese discipulado, de ese llamado y formas parte del Graz “Sueño de Dios.” Él te vio aun cuando nadie lo hizo.

El señor nos conoce más de lo que nosotros creemos conocernos. Nada se escapa a su mirada.

Cuando Dios nos mira directamente, todas las demás miradas quedan eclipsadas, en su mirada hay conversión, sanación, salvación y liberación.


El Profeta Samuel 1, 16-17 nos dice: “No te fijes en las apariencias ni en su buena estatura. Lo rechazo porque Dios no ve como los hombres, que ven la apariencia, el Señor ve el corazón.”

Dios sigue viendo, nadie pasa desapercibido. Dios sigue mirando a aquellos que nadie ve.

Por eso cada Carismático esta llamado desde su Bautismo a formarse como profeta y apóstol de Cristo, predicando sin miedo el Evangelio del Amor.

miércoles, noviembre 30, 2016

Servidores y Predicadores Carismáticos Ungidos por el Espíritu Santo


Por Kelvin Saravia





Es muy placentero poder ver a servidores que por muchos años continúan sirviendo con gozo y emoción en cada evento, congreso, misas de sanación y en cada grupo y asamblea de la Renovación Carismática (RCC).

La Renovación Carismática es una gran fuente de fe que a traído a muchas personas alejadas de la Iglesia a los pies de Cristo Jesús.

Uno de los objetivos de la Renovación Carismática es Evangelizar, llevar el Evangelio de Cristo a todas las naciones.


El pueblo de Dios ha entendido que lejos de Dios no hay sanación, no hay salvación ni liberación.

Cada servidor y predicador Carismático debe distinguirse por ser una persona humilde, de oración continua, y dispuesta a servir o a predicar donde se le envié; no donde el predicador o el servidor quieran ir es donde Jesús los necesita.

Da tristeza y nostalgia cuando escuchamos que hay servidores Carismáticos y Predicadores que se sienten indispensables y estrellas intocables.




Los servidores y Predicadores de la RCC deben formarse más en los sacramentos y en la doctrina de la Iglesia, conocer más la historia y las bases de la Espiritualidad Carismática y cuál es la fuerza de la Cultura Pentecostés.

En la RCC hemos acumulado experiencias que nos han enriquecido como creyentes, por nuestros testimonios de vida nuestro ejemplo en la perseverancia en la Iglesia.

Debemos alabar y bendecir a Cristo en todo momento por lo que hemos logrado hasta el día de hoy y agradecer por esta corriente de gracia la Renovación Católica Carismática (RCC).

 

lunes, noviembre 28, 2016

Predicadores Carismáticos, Adoradores y Grupos de Oración preparándose al Jubileo de Oro de la RCC


Por Kelvin Saravia


La Renovación Carismática Católica a nivel mundial abre nuevas puertas para prepararse a la celebración mundial de el Jubileo de Oro o los 50 años de Evangelización.

Es muy placentero observar y conocer la historia de hace 50 años y los frutos que esta corriente de gracia ha traido a nuestras comunidades de fe.


Grandes predicadores Carismáticos tanto Sacerdotes como laicos han llevado la palabra de Dios, y han prendido la llama de la fe y la esperanza en un Evangelio vivo y lleno de poder.

Pero hace falta renovar en algunos lugares y a nivel nacional “lideres” que llevan muchos años en las juntas directivas, consejos o coordinación hay que darle oportunidad a otras personas pues como bien lo dice nuestra espiritualidad somos Renovación Carismática, somos renovados en el Espíritu y debemos renovarnos constantemente.

Nuestra Iglesia y la Renovación Carismática, es una poderosa corriente que hay que dejarla fluir y no estancarla con nuestras divisiones y peleas internas, nuestros grupos y asambleas de oración se mueven y existen por el soplo y la fuerza del Espíritu Santo.


Cada Bautizado debe experimentar la Nueva Cultura de Pentecostés y encender las lámparas con fuego entusiasmo y comprometidos en la Nueva Evangelización y listos a jugar un papel importante en la Iglesia.

“Ven Espíritu divino manda tu luz desde el cielo. Padre amoroso del pobre, don en tus dones esplendido luz que penetra las almas, fuente del mayor consuelo.”