miércoles, julio 23, 2014

Nuestra Sanación está en el Visturi de Cristo.

Por Rev. Jose Eugenio Hoyos.


Es muy placentero escuchar los miles de testimonios  de Sanación o Liberación en tantos eventos, horas Santas y Misas de Sanación.
Cada Sanación es un anuncio más de que Cristo continua sanándonos y dándonos la oportunidad de vivir un día más.

En nuestros Ministerios de Sanación es llevar a Jesús Eucaristía en nuestras manos es un gran privilegio, un honor no merecido.
Cada vez que nos paseamos con la Santa Custodia en nuestras manos, nuestros cuerpos y esas mismas manos se llenan de un gran calor y ese calor es el mismo fuego del Espíritu Santo.



Las Sanaciones y Liberaciones en cada descanso en el espíritu son asombrosas y sus testimonios poderosos, cuantos mensajes de Sanación de Cáncer, Tiroides, Próstata, colon, diabetes, parálisis y cuantos niños vemos nacer en madres cuyos médicos les han dicho que la maternidad va a ser imposible y que deben acostumbrarse a vivir en la infertilidad.
Cristo nunca nos falla, nunca sale de nosotros, porque él nos es un pozo seco, un sol sin brillo, una lluvia seca, ni un meteoro que pasa, Cristo es salud, la liberación, es paz y es v ida en abundancia, por eso nos tiene grabados en las palmas de sus manos (Isaías 49-13-16).

No hay mayor felicidad que la de conocer el amor y el perdón de Dios.
Cada vez que entramos a una cirugía confiemos que el visturi de Cristo es el que nos va a sanar.

lunes, julio 21, 2014

¿Por qué sufre un hombre sin Dios?

Por el Padre JOSÉ E. HOYOS | Para el Catholic Herald




Cada día encontramos en nuestra comunidad inmigrante personas que se encuentran solas, humilladas o deprimidas y tienen mucho sufrimiento y depresión.
El hombre de nuestra sociedad actual está siendo presa de terribles tristezas, de recuerdos del pasado, se encuentra desorientado, porque ha abandonado a Dios y ha perdido el sentido de su vida.
Estamos encontrando dentro de nuestras familias a personas que están sufriendo de depresiones severas, una salida frecuente de la depresión profunda es la tentación de acabar con su propia vida, sobre todo cuando la fe religiosa escasea; cuando no hay motivación ni confianza en la iglesia.
El número de suicidios aumenta en los países más desarrollados y a las personas que más sacude es a los más pobres y a los que han perdido la esperanza y están alejados de Dios y hay una marcada ausencia de la oración.
 



Por eso cuando te sientas triste y afligido necesitas primero buscar un sacerdote o a un miembro de la iglesia que te escuche, te haga sentir parte de esta iglesia universal y te guie a tener un encuentro personal con Cristo Jesús, Él que te va a sanar y liberar de tus penas y amarguras.
Necesitas abrir tu corazón a Dios, recordar tus valores, tener presentes las metas y objetivos que te has propuesto para realizar en tu vida y con tu familia.
¿Piensa que el sentido último de tu vida sólo se encuentra en Dios, que Cristo no te va a defraudar y que es Él que debe ocupar el primer lugar en tu vida?
Apóyate en la roca firme y sólida que ya tiene nombre: “Jesucristo”. Si tú acudes a tus creencias religiosas y eres constante y asiduo en la oración, podrás probar por propia experiencia, el consuelo y el ánimo que se encuentran en la fe y en la comunicación con Dios, para los momentos más duros y amargos de la existencia.

Pero con Cristo seremos vencedores de los momentos más amargos en la vida. Dios nunca te fallará aunque pienses que todo se hunde a tu alrededor — Dios te ayudará y te sostendrá con su bondad infinita, porque “sabemos que Dios dispone de todas las cosas para el bien de quienes lo aman” (Rom 8:28).
Con Dios, en el corazón no habrá sufrimiento.

viernes, julio 18, 2014

Sacerdotes Predicadores Carismáticos Profetas de las Nueva Evangelización.

Por Fidel Hurtado-Zapata.


Ya son varios años que llevo siendo parte activa de la renovación Católica Carismática y puedo decir con seguridad que cada vez que asisto a un congreso, retiro o encuentro Espiritual mi Fe y mi esperanza en Cristo Jesús  se afianza mucho más.
Con alegría estamos viendo el resurgimiento de grandes sacerdotes Católicos Carismáticos que nos están Evangelizando y mostrando a las multitudes un Cristo vivo.

En comunidades religiosas y en algunas Diócesis vemos Sacerdotes que se destacan a nivel mundial por su predicación de conversión, por sus dones de Sanación y Liberación.
Todavía en nuestros corazones quedan los poderosos testimonio de Sanación del Padre Emiliano Tardiff ya fallecido que impactaba con su don de conocimiento a multitudes de personas que asistían a estos eventos Carismáticos.



Hoy en día encontramos Sacerdotes con las mismas características, carismas y dones como por ejemplo el Padre Iván Cardona siervo del Espíritu santo; padre José Eugenio Hoyos asesor de la Renovación Católica Carismática de Arlington, Virginia, el padre Martin Delgado, Siervo del Espíritu Santo radicado en Panamá, Monseñor Rómulo Emiliani de Honduras; y no podemos olvidar a nuestro querido y popular Padre Darío Betancourt, entre muchos otros.
Tanto los Siervos del espíritu santo como el Minuto de Dios están formando a sus Sacerdotes para continuar con la maravillosa obra de sanación y Evangelización.

jueves, julio 17, 2014

Muchos no se Sanan, ni se liberan porque no creen.

Por Rev. José Eugenio Hoyos.


Recientemente fui invitado como Predicador al XVIII encuentro Carismático de Sanación en la ciudad de Bakersfield, California. Y en uno de los descansos entre la multitud congregada en los pasillos del centro de convenciones en aquel lugar la gente me decía: Padre Hoyos: ¿Por qué no sanamos  instantáneamente cuando un Sacerdote o los predicadores laicos hacen Oración de Sanación o nos imponen manos?
Y siempre conteste primero porque siempre dudamos en esa Sanación,  en esa liberación o en esa poderosa  unción.

Segundo porque hay que concentrarse  profundamente y creerle a Dios. Creer que si nos esta Sanando.
Tercero. Sentir el fuego del Espíritu Santo para que queme la enfermedad, quite el dolor y sane las células cancerosas del organismo.
Y por último y lo más importante es someterse a Cristo en la Oración.
La Iglesia Católica con el acompañamiento de la Renovación Católica Carismática continúa educando a los feligreses a vivir y a descubrir la misión de Cristo con los enfermos y los desahuciados.


Por ejemplo cuando Jesús Sana a un tullido a un paralitico o Sana una enfermedad terminal, lo que está haciendo es mostrando  lo que es el reino de Dios. La tierra prometida no es solo de los que se encuentran saludables, sino que es de todos aquellos que aceptan a Dios en sus vidas y dejan que él los transforme y los libere de todo lo que los oprime y libera.

Estamos testificando cada día que la combinación entre Oración, Adoración, Predicación y Alabanza tienen poderosos efectos sanadores y liberadores. Ya lo estamos viendo en la multitud de pacientes terminales de cáncer donde ahora gozan de una completa salud porque abrieron su corazón al poder Sanador de Cristo.
Y la conclusión de estos pacientes hoy sanados por  Cristo es “Yo creí en Jesús y ahora estoy sano”.

miércoles, julio 16, 2014

Háganse fuertes en el Señor y recibirán Sanación.

Por Rev. José Eugenio Hoyos.


Por eso pónganse la armadura de Dios, para que el día malo pueda resistir y mantenerse en la fila valiéndose todas sus armas.
Tomen la verdad como cinturón y la justicia como coraza; estén bien calzados y listos para propagar el Evangelio  de la paz. Tengan siempre en la mano el escudo de la Fe y así pondrán atajar las flechas incendiarias del demonio. Por ultimo usen el casco de la salvación y la espada del Espíritu o sea la palabra de dios. (Palabra de Dios).

Podemos ver en este pasaje Bíblico la preocupación desde el tiempo de Jesús de encontrar a una humanidad desprotegida, frágil y contaminada, Por un mundo controlado por el enemigo, un mundo lleno de maldad y crueldad.
Por eso es que empieza Jesús a advertirnos “Fortalézcanse en el Señor” fortalézcanse con su energía y su fuerza!



Jesús mismo en este sexto capítulo de Efesios nos está entregando las armas espirituales más poderosas para derrotar al enemigo, para derrotar al diablo, al rey de las tinieblas. Aquí nos da la clave para ganar esta batalla espiritual, el señor nos dice: “Pónganse, cúbranse, vístanse con la armadura de Dios, la armadura con más poder para que en el día malo puedan resistir y mantenerse en la vida valiéndose de todas las armas.
Dios aquí primero te está pidiendo disponibilidad de que estés dispuesto  y te comprometas a ser un valiente soldado de Cristo.

lunes, julio 07, 2014

¿Qué es un Seminario de Vida en el Espiritu en la RCC?

Por José Eugenio Hoyos

 


Hay tanta riqueza espiritual en nuestra Iglesia Católica que desafortunadamente muy poco de ella conocemos. La culpa es de nosotros los líderes de la Iglesia, los sacerdotes, diáconos o catequistas que por no estar de acuerdo con un determinado movimiento en vez de formar, catequizar, y evangelizar lo que hacemos es hablar negativamente del movimiento. Muchas veces no porque lo conozcamos o  hayamos vivido a plenitud su espiritualidad, sino porque hemos escuchado cosas superficiales o negativas.
Cuando debe ser todo lo contrario, hay que mostrarles a nuestros feligreses la diversidad de movimientos que le dan riqueza a nuestra Iglesia, en vez de criticar, educar y formar. Uno de estos grandes y poderosos movimientos es la Renovacion Católica Carismatica que tanto bien y multitud de conversiones está trayendo a nuestras iglesias. Gracias a la RCC se ha podido frenar el éxodo de católicos yéndose a las Iglesias evangélicas. Vivir un seminario de vida en el Espíritu es el primer paso a la conversión y al encuentro personal con Cristo .Es el caminar hacia la puerta grande para vivir con pasión nuestra fe católica.
Cada vez que nuestra gente vive con intensidad  y seriedad el seminario de vida en el Espiritu, vive una experiencia de una nueva vida en Cristo y un conocimiento más amplio del Espiritu Santo. Este seminario pretende que cada católico se comprometa más con nuestra Iglesia y a vivir a plenitud el Evangelio aquí cada participante forma con ardor la familia de los nuevos discípulos de Jesus, donde van a sentir la efusión del Espiritu Santo. Poco a poco en el seminario de vida en el Espiritu se va descubriendo paso a paso donde estamos y a donde llegaremos con Cristo.
El Seminario de vida en el Espiritu no se debe cambiar en su temario sino se pierde la identidad y la base de la Renovacion Carismatica. Los temas a seguir son: 1). El Amor de Dios, 2). La Salvación en Jesucristo, 3). La Conversión (el Pecado), 4).  Señorío  de Jesus, 5). La Promesa del Padre, 6). Dones del Espiritu Santo, 7). María en Pentecostés (Acto Mariano) y 7). Efusión del Espiritu Santo.

jueves, julio 03, 2014

Cristo tiene un estilo propio de Sanación.

Por Fidel Hurtado-Zapata.
Así es como usted puede  estar leyendo: Cristo tiene un estilo propio de Sanar, Ungir, Liberar y Amar. Él es único e irrepetible..
“Dios de una manera especial sopla con la fuerza del Espíritu Santo, para expulsar cada célula cancerosa de los enfermos que lo hacen con Fe y Oración sincera “Nos decía el Padre José Eugenio Hoyos en una de sus misas de Sanación en Virginia: y esta es una realidad pues Dios siempre ha comunicado un Espíritu lleno de vida.
 

Dios mismo dio su Espíritu de manera permanente a su hijo Jesucristo “Juan también declaro he visto al Espíritu Santo bajar del cielo como una paloma y reposar sobre él.” Yo todavía no sabía quién era; pero el que me envió a Bautizar con agua me dijo: ‘Aquel sobre quien veas que el espíritu baja, y reposa es el que Bautiza con el Espíritu Santo. Yo ya lo he visto y soy testigo de que es el hijo de Dios “(Juan 1,32-34).
Y su estilo es tan especial que hasta el día de hoy ese Espíritu Santo sigue fluyendo de generación en generación.
 

A La renovación Carismática se le ha dado esa potestad para que se manifieste grandemente el espíritu Sanador y liberador y que con ese gran fuego todo enfermo se levante y es por eso que con gran alegría estamos viendo cantidad de enfermos de cáncer u otras enfermedades terminales dando gracias a Dios por su Sanación. Por eso recuerda que las Sanaciones no suceden cuando lloras sino cuando Oras y podemos gritarle al mundo que Jesús sigue Sanando.