miércoles, junio 21, 2017

Predicadores Carismáticos Recogiendo la Cosecha


Por José Eugenio Hoyos


Se necesitan urgentemente más Sacerdotes predicadores Carismáticos, mas laicos y jóvenes que no tengan miedo de predicar un Cristo Vivo en una Iglesia viva y dinámica.

La Renovación Carismática es actualmente un gran semillero de predicadores Carismáticos que se destacan a nivel internacional por su gran formación espiritual, por su conocimiento de las sagradas escrituras y por su fidelidad a la sana doctrina de la Iglesia.

Cuando se da una predicación Carismática centrada en Cristo y en el Espíritu Santo, vemos cada día más conversiones, unciones y poderosos testimonios de sanación y liberación.


Un predicador Carismático es el jardinero de Cristo cuyo trabajo es sembrar el Evangelio de Cristo en los corazones de los creyentes, renovar la fe y la esperanza y promover en toda predicación la cultura de Pentecostés y la espiritualidad Carismática. Un buen jardinero Carismático debe estar pendiente de sacar las plagas de este jardín mundano que agobian y esclavizan al hombre actual.

Su trabajo pastoral consiste en animar los grupos de oración y las comunidades a prender fuego y entusiasmo cuando se ora y se alaba a Dios. Indicar a las personas el camino para llegar a dar frutos después de un seminario de iniciación o Seminario de Vida en el Espíritu.

Hay mucho que recoger en la cosecha después que un buen predicador Carismático siembra en nuestros corazones como por ejemplo lo que nos enseña Jesús en la parábola del sembrador (Mateo 13:1-8).

Un predicador Carismático siempre tiene que estar ¡¡¡Bendecido, Encendido, Sanado, Liberado y en Victoria!!!

lunes, junio 19, 2017

Carismático que no es Adorador Eucarístico no es 100% Carismático


Por José Eugenio Hoyos


En la Renovación Carismática Católica cómo puede decir un servidor que es Carismático pero que no participa en la Adoración Eucarística ni siquiera toma tiempo para orar ante el Santísimo Sacramento si esto no sucede entonces no es 100% Carismático.

De la misma manera pasa con un predicador laico o Sacerdote sino tienen devoción a Jesús Sacramentado, no promueven una Hora Santa, una vigilia o Adoración Eucarística, sus predicadores serán pobres, sin fundamento y sin el fuego del Espíritu Santo.

Cuando participamos los Carismáticos en una adoración Eucarística revivimos en nuestros corazones la experiencia de los Discípulos de Emaús (Lucas 24:31).


Cuando hay en un grupo de oración el amor y la participación en una Hora Santa con la exposición al Santísimo se manifiesta con poder la fuerza del Espíritu Santo.

Adorar a Cristo durante la consagración y adorar su presencia en el tabernáculo, significa reconocerse y comportarse como miembro de su cuerpo eclesial. “Cristo en vosotros, la esperanza de la gloria” (Colosenses 1:27).

Lo que Cristo realizo con su vida, con la predicación y, de modo particular, con su misterio pascual, sigue estando presente en la Iglesia, sobre todo en la Eucaristía. Con la fuerza del Espíritu Santo, Cristo sigue enriqueciéndonos con su vida y, unidos a el, nosotros podemos ofrecer al Padre el culto que le agrada por medio de signos sensibles.

Un adorador Carismático es portador de poderosos dones y carismas y es difícil que el enemigo lo doblegue y lo rinda. Pues el adorador Eucarístico Carismático se le notara que lleva el Fuego del Espíritu Santo.

viernes, junio 16, 2017

El Bautismo en el Espíritu no es solo para los Carismáticos


Por José Eugenio Hoyos


Ya varias veces me han preguntado: ¿Padre Hoyos el Bautismo en el Espíritu sucede solo en los Carismáticos? Y la respuesta es no sucede en cada bautizado como promesa y regalo para todos los que tienen fe e invocan al Espíritu Santo en oración y alabanza.

Hechos de los Apóstoles 5:4-5 nos dice: “En una ocasión en que estaban reunidos con ellos les dijo que no se alejaran de Jerusalén y que esperaran lo que el Padre habría prometido, ya les hable al respecto les dijo: Juan Bautizo con agua, pero ustedes serán bautizados en el Espíritu Santo dentro de pocos días.”


El Bautismo en el Espíritu no se trata de un sacramento, sino de un orden experencial. EL Bautismo en el Espíritu es una gracia de un despertar espiritual. Se trata de un rito hecho de gestos de una gran sencillez, acompañado por actitudes de humildad, de arrepentimiento, de disponibilidad de hacernos niños para entrar en el reino de los cielos. Es una renovación y una actualización de toda la iniciación Cristiana, no solamente del Bautismo.

Para recibir el Espíritu Santo un grupo de oración debe ser autentico donde se adora, se alaba, se cree en Cristo que viene a bautizar con el fuego del Espíritu Santo y en compañía de la Virgen María al recibir el bautismo en el Espíritu se debe tener en cuanta

  1. Ser llenos del Espíritu Santo (Hechos 2:4).
  2. Hablar en otras lenguas (Hechos 10:46).
  3. Predicar el Evangelio sin miedo o complejos.
  4. Servir a los grupos con alegría y entusiasmó.
  5. Estar dispuestos a ser parte activa de la Nueva Evangelización y promover la cultura de Pentecostés.
  6. Desarrollar el don de sanación y liberación teniendo siempre en cuante que el protagonista es Cristo.
  7. Participar de la vida Sacramental de la Iglesia.
  8. Dar tiempo al estudio de la Biblia, la adoración al Santísimo y el amor Mariano.

miércoles, junio 14, 2017

Milagros y Sanaciones Arrastran Multitudes a los Pies de Cristo


Por José Eugenio Hoyos


En mi ministerio Sacerdotal y como predicador internacional sobre Sanación y Liberación he podido y sigo experimentando infinidad de sanaciones y liberaciones.

Cristo sigue sorprendiendo a la humanidad, solo nos basta creer, orar y confiar más en el poder sanador de Dios.


Cada vez que en un retiro o evento Carismático sobretodo en una misa de sanación escucho los testimonios de personas que Cristo las ha sanado de un cáncer de seno, cáncer de próstata o colon, que los ha liberado de una depresión, ansiedad, o una migraña, cuando puedo testimoniar personalmente que una persona se levanta de una silla de ruedas es el mismo Jesús que esta sanado.

Me angustia cuando personas se me acercan en una misa de sanación y me dicen Gracias Padre Hoyos por haberme sanado, Padre Hoyos cuando usted oro por mi me libero y sane y así no debe ser único que sana, libera, salva y transforma es Jesús, Él es el dueño de los milagros y de las Sanaciones.


Cuando Pedro ejercía su ministerio de sanación no era la sombra de Pedro que sanaba era Jesús el Nazareno el que tenía el poder sanador. Cuando San Francisco de Asís lavo la piel de un hombre con lepra y oro para que el demonio que lo atormentaba se alejara y dejara libre a su alma. No fue San Francisco de Asís el que sanaba y libera era Jesús que con el Espíritu Santo le daba fuerzas para cumplir su tarea.

Hoy te invito para que le pidas al Espíritu Santo a que te de el don de sanación o liberación. Bendiciones vive una cultura de Pentecostés cada día en tu vida.

martes, junio 13, 2017

Padre José Eugenio Hoyos Predicador en Congreso Carismático Arquidiocesano en Denver


Por Kelvin Saravia      


Mas de 3,000 personas se dieron cita al gran congreso Carismático de Sanación organizado por la Arquidiócesis de Denver Colorado.

Con el objetivo de celebrar el Jubileo de Oro y los 50 años de la Renovación Carismática todos los grupos de oración se reunieron en esta ocasión para orar alabar y pedir el Bautismo del Espíritu Santo.

El Padre José Eugenio Hoyos asesor de la Renovación Carismática de la Diócesis de Arlington fue el Predicador principal de este evento Arquidiocesano. El Padre Hoyos predico sobre la historia de la RCC, la importancia de que los servidores y miembros de los ministerios de intercesión, adoración, sanación y predicadores deben recibir continuamente formación doctrinal y sacramental. Cada Carismático es importante y debe ser gran protagonista en la Nueva Evangelización y anunciar cada día la cultura de Pentecostés.


No nos debe dar miedo ni dudar sobre los dones y carismas que Dios nos ha regalado pues son la promesa de Cristo sobre todos los creyentes. El mismo Cura de Ars decía: “Cuando no tienen el amor de Dios en ustedes, son muy pobres. Son como un árbol sin flores y sin frutos.”

Pudimos observar en Denver una comunidad viva en su fe y muy encendidos del Fuego del Espíritu Santo otros predicadores y ministros de alabanza se unieron a este gran festival Carismático de la fe.

Todo un pueblo Bendecido, Encendido, Sanado, liberado, transformado y ungido en el Espíritu Santo.

jueves, junio 08, 2017

Si los Carismáticos están unidos serán Bendecidos


Por José Eugenio Hoyos

La Renovación Carismática Católica como corriente de gracia está pasando por sus mejores momentos se siente la fuerza a nivel mundial y dentro de la Iglesia.
Esto lo experimentamos en la celebración del Jubileo de Oro en la celebración de los 50 años de vida de la RCC.
Tenemos un fuerte aliado espiritual como es el Papa Francisco que ha traído a la Renovación Carismática un nuevo color, ardor y el fuego del Espíritu Santo.

Es ahora donde cada uno de nosotros Sacerdotes, Laicos, predicadores Carismáticos y todo el pueblo de Dios no podemos dejar que se apague esas lámparas encendidas de este Nuevo Pentecostés. La Iglesia espera que volvamos a ese primer amor. Hay que buscar la unidad de la RCC porque es nacida del Espíritu y de la unidad de la Trinidad. La Iglesia espera que los Carismáticos evangelizamos con nuestros corazones llenos de entusiasmo y gozo.
Lucas 12:49 nos dice: “He venido a arrojar un fuego sobre la tierra y cuanto desearía que ya estuviera encendido.” El fuego del mismo Cristo es su amor al cumplimiento de sus promesas. El Carismático no debe ser conflictivo, ni crear división en los grupos de oración. La fe tiene que ser en cada Carismático igual que la oración una llama encendida del Espíritu Santo. Ante Jesús hay que decidirse, el Reino de Dios el Proyecto de Dios es lo más importante para el discípulo del Evangelio: ¡O se lo toma o se lo deja! Dios esta primero, el único absoluto es Dios en la Renovación Carismática estamos Bendecidos, Encendidos, Sanados y en Victoria!!!!

miércoles, junio 07, 2017

Carismáticos Ungidos Para Anunciar un Nuevo Pentecostés


Por José Eugenio Hoyos


Una de las preguntas que debemos hacernos los Carismáticos es: ¿Y después del Jubileo qué? Exactamente que va a pasar con nuestra Renovación Carismática a nivel mundial y dentro de los grupos de oración.

Pues no nos podemos quedar solo en el turismo la visita a Roma y lugares Santos, al haber vivido unos momentos maravillosos en el Coliseo Maximus de Roma y una que otra celebración Diocesana o Arquidiocesana.

Hay que pedirle a Dios que ese fuego que se ha encendido en nuestros corazones no se apague que como dice la palabra “Renovación Carismática” sea para renovar nuestra fe, renovar las juntas directivas que llevan muchos años y darle oportunidad a nuevas generaciones, a renovar esos carismas y dones y a ponerlos a funcionar en nuestras comunidades, a pedirle cada día a el Espíritu Santo a que nos mantenga mas unidos viviendo la fraternidad y la solidaridad. Debemos salir mas a las periferias, a anunciar con gozo y entusiasmo el Evangelio y a Cristo vivo y resucitado.



Cada Carismático debe convertirse en la principal fuente de comunicación entre Dios y las personas un Carismático va mas allá de una simple aceptación de ciertas enseñanzas.

Los discípulos Carismáticos son hacedores de la palabra y no solamente oidores. El anunciar la buena nueva es ser como Jesús y en todo momento llenarnos de Él.

Después del Jubileo la Iglesia debe apoyar mas en dar una formación sólida a los predicadores Carismáticos y formar ministerios de sanación en las respectivas diócesis.