martes, agosto 23, 2016

Carismáticos Católicos Cuidado Con la “Nueva Era”


Por José Eugenio Hoyos


Una persona, un creyente que pertenezca a la Renovación Carismática (RCC) de ninguna manera debe creer ni participar en las ideologías de la “Nueva Era” ni en energías extraterrestres, ni en horóscopos, ni en amuletos, ni en el yoga ni el reiki.

Cada Carismático Católico solo debe creer en Jesús y confiar en su evangelio.

Jesús no habla de la “Nueva Era” sino de la “Buena Nueva” ósea de la Salvación del Evangelio de vida.


No podemos desconocer que vivimos una era e n la cual las creencias, las supersticiones, la tecnología que nos ofrece este mundo científico y globalizado de nuestra época, se convierten en una plataforma falsa que nos lleva finalmente a experimentar de forma incorrecta y mal orientada la fe.

La fe se vive en las diferentes dimensiones del ser humano (físico, emocional, espiritual, intelectual) y hasta el más incrédulo cree en algo. La fe espiritual nos llevara directamente a alcanzar la felicidad plena y a tener convicción en las obras que van más allá de todo lo visible.

Un Carismático debe distinguirse entre los demás Católicos como una persona de fe, perseverante en la oración, humilde, fiel a la doctrina y enseñanzas de la Iglesia, obediente a la jerarquía eclesiástica, con una tierna devoción Mariana. Y asiduo a la lectura y a la práctica del Evangelio de Cristo. Debemos estar activos en la Evangelización, con un compromiso serio para renovar nuestra vida, dejando aquellas actitudes del hombre viejo y llenándonos de la fuerza del Espíritu Santo.

lunes, agosto 22, 2016

La Renovación Carismática Corriente de Misericordia


Por José Eugenio Hoyos


El origen de la Renovación Carismática Católica está en la Misericordia de Dios y ha brotado del costado de Cristo.

Los Carismáticos experimentamos en todo momento que la fuente donde brota la sangre de Cristo nunca se agota pues de allí el Espíritu Santo incasablemente trabaja para dar a los creyentes sanaciones, liberaciones y producir milagros.

Recordemos que casi siempre que Jesús se refiere a la misericordia como virtud humana la hace llamando bienaventurados a los que de una o otra manera la practican.


Y sin equivocarme Jesús también llamaría a todos los servidores de la RCC como bienaventurados pues sus oraciones, trabajo pastoral y social son grandes y maravillosas muestras de la misericordia de Jesús. Lo que Dios pide a los creyentes, a los Católicos, a los Carismáticos es servir con amor y orar con pasión sin desanimarse jamás.

Y el amor todo lo ablanda y lo hace posible. Reclama misericordia que no es otra cosa que bondad no merecida y que debemos practicarla como un mandamiento de Dios, que nos trae enormes beneficios. El Señor Jesús nos recuerda a los Carismáticos: “Sed pues, misericordiosos como también vuestro padre es misericordioso” (Lucas 6, 36).

Cada Carismático no puede olvidar que las obras de misericordia son las mejores herramientas para ejercer una efectiva Evangelización y para vivir unidos a través de nuestros hermanos.

Donde hay misericordia hay riqueza, donde hay oración y fe hay sanaciones y milagros.  

viernes, agosto 19, 2016

El Espíritu Santo es la Fuerza de Evangelización en la Renovación Carismática (RCC)


Por José Eugenio Hoyos


La Renovación Carismática Católica no es un club privado de simpatizantes al Espíritu Santo. Todo lo contrario es el motor y las alas de nuestra Iglesia acompañados de oración y alabanza.

Pero la Renovación Carismática tiene como objetivo principal Evangelizar con ardor y compromiso para traer más almas a los pies de Cristo.


Recordemos que en el primer documento del magisterio sobre la evangelización, Evangeli i Nuntiandi el Papa Pablo VI hizo hincapié en el papel del Espíritu Santo: “Puede decirse que el Espíritu Santo es el agente principal de la Evangelización: El es quien impulsa a cada uno a anunciar el Evangelio y quien en lo hondo de las conciencias hace aceptar y comprender la palabra de salvación.”

Al mismo tiempo que la encíclica hacia surgir una conciencia mucho mayor de la importancia de la Evangelización, los movimientos eclesiales desarrollan con compromiso y entusiasmo una Evangelización más dinámica y creativa. La Renovación Carismática ha sido relevante en esta obra, al contar con grupos y comunidades que lideran nuevas formas de proclamar la Buena Nueva en todos los lugares del mundo Cristiano. Los Laicos bautizados en el Espíritu han sido importantes en la obra de la Evangelización.


Los Católicos en la Renovación han experimentado un nuevo nivel de hermandad espiritual con otros creyentes que han recibido la misma gracia, a partir de una experiencia común, de una más profunda conversión a Cristo, expresada en la adoración y la Alabanza que conducen al amor por la obra del Espíritu Santo para la reconciliación y la unidad. Todos estamos llamados a participar en la Nueva Evangelización.

jueves, agosto 18, 2016

Medalla de Oro Olímpico Para la Renovación Carismática Católica


 Por José Eugenio Hoyos


Todos los países participantes en los en los juegos olímpicos en Rio de Janeiro Brasil, por mucho tiempo se prepararon para aspirar a las codiciades  medallas de plata, oro o bronce.

Y nosotros los Católicos que pertenecemos a la Renovación Carismática (RCC) también nos hemos preparado de una forma seria y comprometida en oración, alabanzas, adoración al Santísimo, retiros, y todo tipo de evento espiritual para alcanzar no solo la presea dorada sino para vivir el gran encuentro en el Espíritu Santo, el Jubileo dorado, los 50 años de la RCC.


Cada Carismático en los grupos de oración recibieran no solo una medalla de oro, sino una estrella dorada por su gran trabajo evangelizador y por la multiplicación y promoción de la gran cultura de Pentecostés.

El Papa Francisco se reunió en Roma con los representantes de la Renovación Carismática y enfatizo que este es el tiempo del el Espíritu Santo.

De la misma manera hizo énfasis en que el Espíritu Santo nos ha conducido durante muchos años hacia la unidad. Dijo que el Espíritu está pidiendo cosas nuevas y que debemos estar preparados para las sorpresas del Espíritu.


Enfatizo que el gran Jubileo de la Renovación Carismática en Pentecostés 2017, debe ser ecuménico, no solo para los Carismáticos Católicos, se debe incluir a todos los Cristianos del mundo que quieran participar.

Es tiempo de anunciar que el Espíritu Santo es señor y dador de vida. Carismáticos preparemos en oración y en unidad para recibir en el podio la medalla olímpica de oro bien merecida por todos los creyentes.

miércoles, agosto 17, 2016

Carismáticos y Renovación Carismática Obra de Dios


Por José Eugenio Hoyos


La Renovación Carismática es una familia universal con raíces en Pentecostés y los Carismáticos son la fuerza dinámica de esta corriente de gracia. Los preparativos para los 50 años o la fiesta del Jubileo de la RCC ya se está sintiendo en todos los países pero en especial en las asambleas y grupos de oración a nivel internacional.

Hay mucho para celebrar y mucho para agradecer a Dios por tanto derramamiento de dones y carismas. “Vino a los suyos, y los suyos no le recibieron. Pero a todos los que lo recibieron les dio el poder de hacerse hijos de Dios, lo que creen en su nombre, los cuales no han nacido de cruce de sangre, ni de deseo de carne, ni de deseo de hombre, sino que han nacido de Dios” (Juan 1, 11-13).


Por la creación éramos simple hechuras de Dios. Ahora por Cristo, pasamos a ser hijos.

En efecto, a partir de Pentecostés, los Apóstoles bautizan en nombre de Jesucristo, administrando el Espíritu Santo: “Convertíos, clama San Pedro y que cada uno de vosotros se haga bautizar en nombre de Jesucristo, y recibiréis el don del Espíritu” (Hechos 2, 38).

Es preciso que tomemos conciencia del beneficio inmenso que supone esta certeza consoladora de la inhabitacíon  del Espíritu Santo en nuestras almas.


Con más razón que Pedro en el tabor podemos y debemos decir: ¡Qué bien se está aquí!

El gozo de los Carismáticos tiene que ser mayor que el de Marta, la hermana de Lázaro, cuando Jesús un día “se hospedo en su casa” (Lucas 10, 18)

Por eso no podemos dejar de apagar el gozo, la evangelización y el entusiasmo porque la RCC es la obra y hechura de las manos de Dios.

lunes, agosto 08, 2016

En La Renovación Carismática se Encuentra el Poder Sanador y Liberador de Jesús


Por José Eugenio Hoyos


La Renovación Carismática Católica (RCC) es una corriente de gracia que arrastra a la comunidad orante, a los grupos de oración multitud de bendiciones, sanaciones, liberaciones e impresionantes conversiones y unciones.

“Soy poderoso para hacer en ti mucho más de lo que tú te imaginas” (Efesios 3, 20).

En la Renovación Carismática se vive una espiritualidad rica en signos y hechos que demuestran que Cristo siempre está en actividad salvífica. Por eso antes y después de una enfermedad, debe ser un ferviente convencido de que Dios estará como Padre responsable en los momentos de salud y de dolor.


Jesús viene a ofrecer a la humanidad su respaldo misericordioso y divino.

Los Carismáticos Católicos comprometidos en los diferentes ministerios de la Iglesia, tenemos que entender que Dios siempre está con nosotros y mientras permanezcamos con Dios y nuestros corazones encendidos con el fuego del Espíritu Santo, no debemos tener miedo ni dudar un instante de su infinito amor.


Para entender que Dios estará siempre con nosotros y entre nosotros, las Sagradas Escrituras nos dan varios indicadores por los cuales nos podemos defender del enemigo, que quiere por todos lados ponernos en contra de Dios, haciéndonos dudar y alejándonos de la Sanación o de una liberación.

“Tú en cambio quédate con lo que has aprendido y de lo que estás seguro, sabiendo de quien lo recibiste, además desde tu niñez conoces las Sagradas Escrituras. Ellas te darán sabiduría que lleva a la salvación mediante la fe en Cristo Jesús” (2 Timoteo 3, 10-15). 

Vivamos la Renovación Carismática como un regalo de Dios.  

 

viernes, agosto 05, 2016

La Renovación Carismática Debe Participar con Frecuencia en la Adoración Eucarística


Por José Eugenio Hoyos


Cada vez me convenzo de que un Carismático Católico que no participe en una Hora Santa, en una Adoración Eucarística, que no frecuente los sacramentos, ni tenga una devoción a la Virgen María y no reza el Santo Rosario no es de la Renovación Carismática.

Pues a través de la Adoración Eucarística es como sentimos con fuerza la presencia sanadora y liberadora de Jesús, es en el momento donde más se dan las sanaciones de todo tipo de cáncer y enfermedades terminales y sobre todo donde hemos experimentado poderosas liberaciones de depresión, ansiedad, temores, miedos, resentimientos y rencores ect… En cada Hora Santa Jesús nos demuestra una vez más que Él está vivo, y que su presencia es real.   


Participar en una Adoración Eucarística es oxigenar, alimentar y darle fuerza espiritual a cada grupo de oración, a una asamblea de la Renovación Carismática. La fe, la oración y la alabanza dentro de una Hora Santa son claves para una sanación mucho más rápida.

Para que en realidad los milagros y las curaciones sean efectivas, debemos abrir, sin miedos y sin dudas, las puertas al poder Eucarístico, hay que aprender nuevos métodos de oración, aprender a pedir, y aprender a comunicarse personalmente con Jesús Sacramentado.


La Adoración Eucarística dentro de la Renovación Carismática (RCC) es la plataforma para vivir en nuevo Pentecostés y ser testigos de un nuevo derramamiento de dones y carismas y una poderosa lluvia de bendiciones.

Es Jesús Eucaristía quien desea que nuestros corazones estén encendidos con el fuego y con el gozo del Espíritu Santo.