viernes, abril 24, 2015

La RCC fuente de la nueva Evangelización.

Por Rev. José Eugenio Hoyos.


No podemos ignorar que dentro de nuestra Iglesia Católica que la diversidad de movimientos, ministerios y grupos son esenciales para mover la Evangelización en nuestras Parroquias y comunidades rurales.
Un gran ejemplo lo tenemos en nuestras manos como por ejemplo la Renovación Católica Carismática con su gran motor Evangelizador. Su espiritualidad propia invita a la conversión y a la bienvenida de multitudes de católicos que se consideran creyentes pero no practicantes.

Los Sacerdotes debemos abrirnos un poco más a conocer y a apoyar a estos ministerios, a dar formación a los nuevos agentes pastorales.

 
La Iglesia nos pide a gritos a que nuestros feligreses sean renovados en Cristo, los Sacramentos y en el conocimiento de nuestra doctrina católica Romana.
L a Renovación Católica Carismática como fuente de gracia nos presenta la alegría y el entusiasmo, el fresco ardor de comunicar la Fe y mostrar la fuerza del Espíritu Santo.

La convocatoria que tienen los congresos o eventos y seminarios del Espíritu Santo deben ser oportunidades para la nueva Evangelización.
La Iglesia no debe tener miedo de sentir el nuevo gozo de la cultura de Pentecostés, al contrario abramos las puertas de la Catequesis para formar Católicos más sólidos en la Fe y en la vida Sacramental de la Iglesia, con la presencia y la fuerza del Papa Francisco debemos aprovechar los vientos positivos que están refrescando la Iglesia de Cristo, la Iglesia Católica.

jueves, abril 23, 2015

Padre José Eugenio Hoyos compartiendo el carisma de Sanación en Bogotá-Colombia.

Por Fidel Hurtado-Zapata.


Recientemente el Padre Jose Eugenio Hoyos fue invitado al congreso anual de sanación interior y liberación. Evento organizado por la Asociación Maria Santificadora con sede en Bogotá-Colombia.
Esta asociación con base en la espiritualidad de la Renovación Carismática lleva más de 35 años desarrollando una importante labor evangelizadora y rica en obras sociales para los más necesitados en zonas vulnerables de Colombia.

El Padre Hoyos dentro de su predicación sobre la Sanación interior y de recuerdos hizo un llamado especial a los miles de asistentes que se congregaron en la modernas instalaciones del auditorio Juan Pablo II para orar por Colombia que se encuentra en cuidados intensivos por la problemática social y de violencia por los que atraviesa el país en este momento.


El Padre Hoyos en su predicación nos dijo: “Necesitamos en todo momento estar en Oración acompañada de obras, hay que buscar siempre a Jesús e invocar al Espíritu Santo; la Sanación será más visible cuando practiquemos el perdón en todo momento”
“Venid a mi todos los que están fatigados y agobiados y yo os aliviaré” (Mateo 11,28).

 
La mano de Jesús es la que sana y realiza la cirugía más perfecta en el ser humano” Es Jesús en el que cada congreso cuando invocamos su nombre y le creemos, viene a sanar, liberar y se queda con su pueblo  para llenarlo de gozo y esperanza.

martes, abril 14, 2015

Si quieres Sanar: !Ponte la armadura de Cristo!

Por Rev. José Eugenio Hoyos.

 
Recientemente tuvimos la Misa de Sanacion mensual en la Sagrada Familia organizada por la Renovacion Catolica Carismatica de la Diocesis de Arlington, Virginia. Donde se vivió una vez mas la presencia del Espíritu Santo que colmó cada rincón de la Parroquia y en donde los cientos de feligreses que llenaron totalmente la Iglesia alabaron a un Cristo vivo.
La armadura de Dios no es cualquier traje de protección; es revestirnos del poder del Espíritu Santo y creer que la Oración tiene poder Sanador y Liberador.
La armadura de Dios es una opción de vida, que caracteriza a quienes hemos tenido ese encuentro personal con Jesucristo y decidimos voluntariamente adherirnos a la persona de Jesús, con sus exigencias haciéndonos dependientes de Dios y no de nosotros para el diario vivir. Por eso las Sagradas Escrituras nos muestran el poder protector de los que creemos que el Evangelio  de Cristo tiene una gran fuerza sanadora.

Para ganar la batalla sobre la enfermedad necesitamos andar en la verdad. En Proverbios 23,23 nos dice: “Compra la verdad y no la revendas” y la única verdad es Cristo, la verdad no es la meta, la verdad es el camino para llegar a Cristo, la verdad es el Evangelio con sus exigencias para hoy.
El que vive el Evangelio tiene paz con Dios, con los demás y consigo mismo.


Jesús quiere que confiemos en ÉL, en sus muchas y poderosas promesas. Eso nos da la seguridad y confianza en Dios.
Jesús les dice a los Apóstoles “No se turbe el corazón de ustedes, confíen en Dios: Confíen en mí” (Juan 14,1). Hoy estamos llamados a ser testigos de esa Sanación prometida por Jesús y que se cumple en su palabra.

En carta a los hebreos 11,1 nos dice: “La Fe es como aferrarse a lo que se espera, es la certeza de cosas que no se pueden ver”. Aférrate fuerte de las manos de Cristo.

jueves, abril 09, 2015

Cristo ejemplo de paz y de confianza.

Por Rev. José Eugenio Hoyos.


Cuando contemplamos por unos instantes el rostro de Cristo y le miramos a sus ojos inmediatamente encontramos y experimentamos una gran paz.
En muchos eventos o retiros carismáticos le pido a la gente que cierre sus ojos y que por unos instantes traiga el rostro de Jesús y que a través de sus ojos hablen con el maestro para que encuentren Sanación y liberación de cualquier problema o situación por la que estés pasando.

La figura y palabra de Cristo nos trae paz, y sobre todo alivio y confianza.


Jesús es nuestro gran ejemplo de confianza y de descanso  en Marcos 6:31 nos dice: “venid vosotros aparte a un lugar desierto y descansad un poco”.
El mensaje es directo para todos! Descansa o te agotaras! Es muy fácil vivir ocupado, acelerado, estresado o gobernado por una infinidad de tentaciones, preocupaciones que agobian el Espíritu y no dejan respirar.

“por nada estéis afanosos, sino sean conocidas vuestras peticiones ante Dios en toda Oración y luego, con acción de gracias” (Fil4:6)
Por eso cuando tengas la posibilidad de asistir a un retiro no vayas obligado, todo lo contrario condiciona tu mente para que disfrutes minuto a minuto todo lo que estas oyendo, viviendo o experimentando y recibirás grandes sanaciones, bendiciones y liberaciones.

Cuando trataban de presenciar a Jesús, él decía: “Mi tiempo aún no ha llegado, el tiempo no se ha cumplido” así que aprovecha cada instante de tu vida para llenarte de paz y confiar más en Cristo Jesús.

miércoles, abril 08, 2015

¿Y después de la Resurrección qué?

Por Rev. José Eugenio Hoyos.


Hemos podido ver en los medios de comunicación y en las páginas digitales impresionantes y maravillosas manifestaciones de Fe en diferentes partes del mundo. Ha renacido la Iglesia Católica pero en estos días Santos que han pasado desde el Domingo de Ramos hasta el domingo de Resurrección hemos podido notar un fortalecimiento de la Iglesia Católica, las Iglesias, los eventos, las ceremonias litúrgicas han llenado los templos como nunca antes, el pueblo se ha manifestado grandemente y ha demostrado un gran apoyo a su propia Iglesia.
Si es cierto que Cristo ha resucitado, pero su Resurrección no es aislada ni privada; es una invitación abierta a que nosotros resucitemos también.

Y la resurrección de cada católico empieza en nuestro propio corazón.
El Papa Francisco nos decía el día de la Pascua: “Con su muerte y Resurrección  Jesús muestra a todos la vida de la vida y la felicidad; y esta vía es la humildad que comparta la humillación. Este es el camino que conduce a la Gloria”.

“Esto no es una debilidad sino autentica fuerza, quien lleva en si el poder de Dios, de su amor y su justicia, no necesita usar violencia, sino que habla y actúa con la fuerza de la verdad de la belleza y del amor”.


¿Después de La Resurrección de Cristo qué? Esa es la pregunta que todos los Cristianos debemos hacer, ¿será que las multitudes que asistieron a los días santos vuelven a desparecer?, ¿Se acabó el fuego espiritual?
Las Iglesias de nuestra Diócesis de Arlington respondieron positivamente al llamado y a la participación de una manera extraordinaria, no dejemos apagar la espiritualidad ganada; no nos dejemos dominar por el enemigo. Guardémosle al Espíritu Santo perseverancia en la Oración; que aumente más nuestra Fe y nuestra esperanza.

Continuemos con nuestra participación en familia, en la Santa Eucaristía y frecuentando los Sacramentos, mantengamos nuestra Iglesia Católica viva; porque no podemos olvidar que tenemos un Cristo Vivo y resucitado.
No olvidemos que la resurrección de Cristo es algo que se debe celebrar todos los días, no solo una vez al año. Que cada día sea una celebración de júbilo al recordar que Cristo vive en tu hogar, en tu trabajo y en tu corazón por eso mantener a Cristo vivo depende de ti.

lunes, abril 06, 2015

Pascua luz de Cristo

Por Rev. José Eugenio Hoyos.


Es el mismo Cristo quien nos ha estado iluminando el camino para llegar a la verdadera Pascua y para que eso sucediera todos los católicos nos hemos estado preparando en Oración, Ayuno, Penitencia y obras de Misericordia.
Antes de recibir la tan esperada Pascua hemos de experimentar y vivir en Fe la semana mayor o semana Santa son días donde las mismas Sagradas Escrituras y la misma liturgia nos hacen vivir con intensidad la Pascua, la muerte y la resurrección de nuestro  único salvador Cristo Jesús.

Nuestra comunidad latinoamericana por ejemplo vive un viacrucis o estaciones de la cruz en vivo, cada Parroquia se esmera con anticipación para organizar  y vivir cada segmento bíblico y cada paso del dolor y del sufrimiento de Cristo.
Nuestros feligreses en carne propia  ofrecen sus propios sufrimientos y el sacrificio de Cristo en la cruz.


Es una lástima que muchos católicos hoy en día no participan seriamente en la vigilia pascual, pues la consideran muy larga y cuando todo lo contrario esta es una ceremonia enriquecedora en la Fe que contiene muchos pasajes bíblicos, símbolo y sobre todo es impresionante sentir y vivir la liturgia de la luz.
El participar en una iglesia que al comienzo esta en oscuridad y que poco a poco se va iluminando con cientos de lucecitas es algo emocionante y sobre todo al escuchar la proclamación cantada. Aquí se canta de nuevo el Aleluya para anunciar el Evangelio de la resurrección. Este es un gran momento para preguntarnos: ¿Cristo ha resucitado? ¿Y tú qué? Me imagino que así se sintieron los primeros discípulos; solos, confundidos después de la compañía diaria de su amigo y maestro Jesús.

En la resurrección de Cristo Jesús, encontramos la verdadera respuesta de la esperanza cristiana: Jesús vive y ahora vuelve a caminar entre nosotros.
San Pablo nos dice: “Si Cristo no hubiera resucitado, vana seria nuestra Fe” (1 Cor. 15,14). Con la resurrección de Cristo se venció la muerte y el pecado y nosotros resucitaremos en la vida eterna.

Ahora no olvidemos que el tiempo pascual  comprende 50 días; es el más fuerte de todo el año, se inaugura en la vigilia pascual y se celebra durante siete semanas hasta Pentecostés.


Que después de participar en nuestros días santos, llenos de alegría nuestros corazones y la luz de Cristo brille en cada familia hasta que nos invada la fuerza del espíritu santo. En el tan esperado Pentecostés.
Vive la semana mayor con Fe y Oración para que el domingo de resurrección sea una gran fiesta.

lunes, marzo 30, 2015

Cristo centro de nuestra Fe en Semana Santa.

Por Padre. José Eugenio Hoyos.


Así como en nuestros países Latinoamericanos celebran la Semana Mayor de nuestra Iglesia Católica con gran fervor, devoción, Oración y Fe; nuestro pueblo hispano también se manifiesta en esta Semana Santa en los Estados Unidos.
Desde la celebración del domingo de ramos hasta el domingo de resurrección o Pascua las Iglesias con una masiva presencia hispana participan con la misma devoción en estos días Santos que nos invitan a la solidaridad, penitencia y recogimiento Espiritual.

Las Iglesias de nuestra Diócesis de Arlington se quedan verdaderamente pequeñas ante las multitudes que asisten a los diferentes eventos y ceremonias religiosas, las procesiones son coloridas tratando de seguir el ejemplo de nuestros países de origen.



 En todas las Iglesias ya es una tradición celebrar  por las calles o al frente de las Iglesias, el Viacrucis o las estaciones de la cruz en vivo. Y lo más curioso es que dentro de esas multitudes pudimos notar la presencia de personas de otras culturas y nacionalidades.
Cristo es el centro y el protagonista de estas poderosas celebraciones que congregan a millones de fieles en todo el mundo, las acciones de Cristo por ejemplo al lavar los pies a los discípulos, darnos su cuerpo y su sangre en la última cena, aceptar la agonía y posteriormente la muerte en la cruz nos da la esperanza en los tiempos difíciles y son modelo de una entereza fiel, cuando las tinieblas nos envuelve.

En tiempo de sufrimiento, fracaso, ruptura familiar, perdida de amigos o la muerte de un ser amado, la muerte de Jesús nos da la esperanza de un mejor futuro y con su resurrección y pascua nos llena de alegría y paz.

 
Por eso querido hermano te invito a entregarte completamente a Cristo quien es el único que venció la muerte y ha venido para quedarse en tu corazón. Que viva Cristo resucitado.