jueves, septiembre 22, 2016

Cristo no Sana Con Una Vara Mágica Sino Con Mucha Oración


Por José Eugenio Hoyos



En varios eventos organizados por la Renovación Carismática algunos de los asistentes me piden que les imponga las manos y los sane, y este es un gran error. Es una gran verdad que todos tenemos que orar los unos por los otros pero el único que tiene el poder de sanar y liberar es Cristo Jesús y no el hombre. Hay que confiar en su poder divino.

Es por eso que estoy de acuerdo con los Carismáticos de que nuestras comunidades y los feligreses necesitan más formación doctrinal y más estudio Bíblico.



Es en los seminarios Vida en el Espíritu y en los crecimientos que ofrece la Renovación Carismática donde nos damos cuenta de la importancia de los ministerios de sanación, intercesión, liberación, predicación y del conocimiento de dones y carismas poco conocidos en nuestra Iglesia Católica.

Dios no nos sana en un abrir y cerrar de ojos, no actúa con una varita mágica.

Por eso es que cuando en la RCC hablamos de “Sanación Interior” es un largo proceso para crecer en la liberación.


Pero para sanar necesita la persona perdonar y reconciliarse a través del sacramento de la confesión. El Carismático y todo creyente, en toda su vida humana debe tratar de crecer en el misterio del amor que Dios le tiene.

“Al atardecer le llevaron muchos endemoniados. El expulso a los espíritus malos con una sola palabra y sano también a todos los enfermos. Así se cumplió lo que había anunciado el profeta Isaías: El tomo nuestras debilidades y cargo con nuestras enfermedades” (Mateo 8: 16-17).

 

miércoles, septiembre 21, 2016

Los Carismáticos Deben oler a Cristo


Por Kelvin Saravia


Este fin de semana tuvimos la oportunidad de participar en el VIII Encuentro Internacional Carismático de sanación organizado por la parroquia de San Francisco de Asís en la famosa Isla de San Andrés en Colombia.

Los predicadores principales fueron Padre John Mario Montoya (Eudista del Minuto de Dios) Padre José Eugenio hoyos (Asesor de la Renovación Carismática en Arlington, Va) y el Padre Marcelino Hudgson (Asesor de la RCC de San Andrés Colombia).

Este VIII Congreso Internacional Carismático tuvo como lema central: “El buen olor de Cristo.”


Y desde Colon, Panamá el ministerio de alabanza de Mayra Catuy.

Fue un encuentro lleno de poderosos testimonios de sanaciones y liberaciones y sobre todo una gran oportunidad de vivir la Misericordia de Cristo.

El Padre José Eugenio Hoyos predico sobre el tema central: El buen olor de Cristo y nos invitó a los asistentes a llenarnos de ese olor de santidad y contagias a otros para así recibir la sanación esperada: nos dice la Biblia 2 Corintios, 2,1: “Pues nosotros somos para Dios el buen olor de Cristo.”


Cada uno de nosotros hemos sido escogidos y elegidos por el mismo Dios para participar en esa unción Sagrada de Cristo Jesús.

Todos venimos de esa fuente agradable y santa que es el buen olor de Cristo.

2 Corintios 1, 21-22 nos dice: “Y es Dios el que nos ungió y el que nos marcó con su sello y nos dio en arras el Espíritu en nuestros corazones.”

Quien toca y se acerca a Cristo se compenetra de toda su fragancia, para convertirse el mismo en buen olor.

Quien sigue y ama el 100% quedara perfumado otro 100%.  

martes, septiembre 13, 2016

Multitud de Hombres Carismáticos se Entregan a Cristo


Por José Eugenio Hoyos


Fue muy emocionante ver una gran multitud de hombres alabando y gritando Gloria a Dios!!! Que viva Cristo Rey!!! Que viva la Virgen de Guadalupe!!!

Más de 5000 personas se dieron cita en el tan esperado Congreso de Hombres en el auditorio principal del SHRINE en Los Ángeles California. Este auditorio es conocido a nivel internacional pues desde hace muchos años era el lugar donde se entregaban los premios Oscar a los artistas más famosos.


Pero en esta ocasión fueron una gran multitud de hombres que recibieron de las mismas manos de Cristo el mejor trofeo y galardón en la fe. Como fue la sanación, la conversión y la liberación.


Ante la imagen de Jesús y de la Virgen de Guadalupe se hicieron grandes promesas de mejorar sus vidas. “En verdad, en verdad te digo: el que no nazca de agua y de Espíritu no puede entrar en el reino de Dios. Lo nacido de la carne, es carne, lo nacido del Espíritu, es Espíritu. No te asombres de que te haya dicho: tienen que nacer de lo alto. El viento sopla donde quiere, y oyes su voz, pero no sabes de donde viene ni adónde va. Así es todo el que nace del Espíritu.”

¡Respondió Nicodemo! “¿Cómo puede ser esto?” (Juan 3 1-10) y en este congreso los hombres quedaron: Bendecidos, Encendidos Sanados y en Victoria!!!

viernes, septiembre 09, 2016

La Renovación Carismática Alma del Cuerpo Místico


Por José Eugenio Hoyos


La Renovación Carismática Católica (RCC) no es una corriente que va separada en la Iglesia, todo lo contrario somos parte de una Iglesia que nos ha visto, crecer, nacer y florecer.

La Renovación Carismática ha sido un gran ejemplo de unidad, de Evangelización y de apoyo a todos los ministerios pastorales de nuestra Iglesia.

“Nadie puede poner otro cimiento que el que ha sido puesto, Jesucristo” (1 Cor 3, 11). Si Jesús asegura a Pedro que sobre el edificara su Iglesia (Mateo 16, 18). Y si en su carta a los Efesios Pablo llama cimiento a los apóstoles y profetas, es en base a que Cristo sea reconocido la piedra angular (Efesios 2, 20).


En la Renovación Carismática, todos los Carismáticos formamos el cuerpo Místico de Cristo, en el que Él es la cabeza y nosotros los miembros.

El principio vital de ese cuerpo místico es el Espíritu Santo que nos transmite la vida que en el ánima: “El que tiene el Espíritu de Cristo no le pertenece” (Rom 8, 9).

Con razón decía San Ireneo: “Donde está la Iglesia, allí está el Espíritu de Dios, y donde está el Espíritu de Dios, allí esta también la Iglesia y toda su gracia.” Y San Agustín afirma lapidariamente: Lo que es el alma en nuestro cuerpo, eso es el Espíritu Santo en el cuerpo de Cristo, que es la Iglesia.”


Los Carismáticos debemos estar siempre unidos en el cuerpo místico de la Iglesia Universal.

La misma liturgia de la Iglesia nos recuerda esta función unificadora del Espíritu:

“Te pedimos humildemente que el Espíritu Santo congregue en la unidad a cuantos participamos del cuerpo y sangre de Cristo.”

Sin unidad ni conexión directa con la Iglesia los Cristianos Carismáticos sentirán la ausencia de sanaciones, liberaciones y milagros.

miércoles, septiembre 07, 2016

Carismaticos: ¡Que Te Suceda Segun Lo Que Has Creido!


Por José Eugenio Hoyos


La Renovación Carismática en muchos de sus objetivos desea promover en sus feligreses los dones y carismas.

En muchas reuniones o eventos de los Carismáticos a nivel nacional, regional o internacional piden que se regrese al primer amor: al Espíritu Santo y a vivir a plenitud las promesas de Jesús.

Hay que entender que el mismo Dios no envía manifestaciones espirituales a la fuerza o a pesar de la incredulidad.

Nuestro Dios es un Dios de abundancia por eso a cada Carismático lógico que dependiendo de su fe, es el mismo Dios que va colocando y desarrollando dones y carismas, pero si el Carismático o un Cristiano no le cree a Dios no confía en Jesús absolutamente nada va a suceder en su vida.


¡Que te suceda según lo que has creído! (Mateo 8, 13)

Estos carismas y dones Carismáticos los encontramos en 1 Corintios 12, 4-12: “Hay diversidad de Carismas pero el Espíritu es el mismo; diversidad de ministerios, pero es el mismo Dios que obra en todos. A cada cual se le otorga la manifestación del Espíritu para provecho común, porque a uno se le da por el Espíritu palabra de sabiduría; a otro, palabra de ciencia según el mismo Espíritu; a otro fe, en el mismo Espíritu; a otro, don de interpretarlas. Pero todas estas cosas las obra un mismo y único Espíritu. Distribuyendo las a cada uno en particular según su voluntad. Pues del mismo modo que el cuerpo es uno, aunque tiene muchos miembros, y todos los miembros del cuerpo, no obstante su pluralidad, no forman más que un solo cuerpo, así también Cristo.”

Y cosas maravillosas, milagros, sanaciones, liberaciones y conversiones están sucediendo a un pueblo que tiene fe y cree en el poder de Cristo.

martes, septiembre 06, 2016

Carismáticos Deben Anunciar y Predicar Mas Sobre el Espíritu Santo


Por José Eugenio Hoyos


Cada bautizado en el mundo entero debe anunciar y predicar en todo momento sobre la importancia que tiene el Espíritu Santo en nuestras vidas. No es solo tarea de la Renovación Carismática y de los Carismáticos hablar y anunciar el poder sanador y liberador del Espíritu Santo es una tare de todos los Católicos.

El Espíritu Santo es un don de Dios que se recibe como resultado de la obediencia y la fe en El. (Hechos 5, 32). Si el hombre obedece el mandato de Dios de arrepentirse y bautizarse en el nombre de Jesús recibe el Espíritu Santo prometido por Dios (Hechos 2, 38)


“En verdad, en verdad te digo: el que no nazca de agua t de Espíritu no puede entrar en el reino de Dios” (Juan 3, 5).

Nacer del Espíritu es una referencia simbólica a ser lleno con el Espíritu Santo. Jesús murió en la cruz, en la forma más cruel, por todos nuestros pecados. Fue sepultado en un sepulcro prestado y al tercer día resucito victorioso sobre la muerte.

Este es el Evangelio que el hombre tiene que obedecer. El Espíritu Santo da al creyente una nueva vida en Cristo.


Una persona nacida del Espíritu Santo mostrara sus frutos: más el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre, templanza; contra tales cosas no hay ley. (Gálatas 5, 22-23).

Cuando una persona recibe inicialmente el bautismo del Espíritu Santo podrá hablar en otras lenguas, según el Espíritu le conceda. Jesús hablo de esta evidencia en aquellos que creen: “Estas son las señales que acompañaran a los que crean: en mi nombre expulsaran demonios, hablaran en lenguas nuevas” (Marcos 16, 17).

martes, agosto 23, 2016

Carismáticos Católicos Cuidado Con la “Nueva Era”


Por José Eugenio Hoyos


Una persona, un creyente que pertenezca a la Renovación Carismática (RCC) de ninguna manera debe creer ni participar en las ideologías de la “Nueva Era” ni en energías extraterrestres, ni en horóscopos, ni en amuletos, ni en el yoga ni el reiki.

Cada Carismático Católico solo debe creer en Jesús y confiar en su evangelio.

Jesús no habla de la “Nueva Era” sino de la “Buena Nueva” ósea de la Salvación del Evangelio de vida.


No podemos desconocer que vivimos una era e n la cual las creencias, las supersticiones, la tecnología que nos ofrece este mundo científico y globalizado de nuestra época, se convierten en una plataforma falsa que nos lleva finalmente a experimentar de forma incorrecta y mal orientada la fe.

La fe se vive en las diferentes dimensiones del ser humano (físico, emocional, espiritual, intelectual) y hasta el más incrédulo cree en algo. La fe espiritual nos llevara directamente a alcanzar la felicidad plena y a tener convicción en las obras que van más allá de todo lo visible.

Un Carismático debe distinguirse entre los demás Católicos como una persona de fe, perseverante en la oración, humilde, fiel a la doctrina y enseñanzas de la Iglesia, obediente a la jerarquía eclesiástica, con una tierna devoción Mariana. Y asiduo a la lectura y a la práctica del Evangelio de Cristo. Debemos estar activos en la Evangelización, con un compromiso serio para renovar nuestra vida, dejando aquellas actitudes del hombre viejo y llenándonos de la fuerza del Espíritu Santo.