jueves, octubre 09, 2008

Todos tenemos derecho a una segunda oportunidad

Por el Rev. José Eugenio Hoyos

En el artículo anterior: “Hagamos sonreír a Dios”, satisfactoriamente recibí muchas llamadas de varios amigos que siguen mi columna día a día. Ellos me comentaban que nunca habían pensado que uno podía hacer sonreír a Dios y que en realidad esta era una forma de acercamiento más personal e íntimo al Creador del universo. Pues a Dios muchas veces lo vemos muy lejano.



Alguien también me comentaba que por ejemplo en la sonrisa inocente de un niño ahí podíamos mirar profundamente el rostro y la alegría de Dios. En la sonrisa igualmente de un enfermo, de un anciano, de una persona en silla de ruedas o de un mendigo en una calle. Dios en su infinita compasión nos da muchas, yo diría millones de oportunidades para que los seres humanos seamos felices, por ejemplo en el matrimonio, en el hogar, en la amistad, en el trabajo. Cuantos matrimonios se han arreglado y vuelto a ser felices porque uno de ellos decidió darle la oportunidad al otro, perdonarle y escucharle y seguir adelante.

Los jóvenes por ejemplo, deben aprender a vivir la “cultura de las oportunidades”, a no quedarse enojados, a valorarse, conocerse, respetarse y forjar amistades sólidas y más espirituales. En la amistad y en el amor es muy placentero sentir esos sentimientos y vibraciones nobles que edifican el alma y rejuvenece el espíritu. Amar es algo sublime y es un gran regalo de Dios.

Que bueno y edificante seria si cada día nos propusiéramos a decirle a nuestro ser: “que felicidad poder hablar con mi mejor amigo(a) hasta horas tardes de la noche, de recordar anécdotas anteriores”. En mi caso personal hace más de 21 años que no volví a ver a mi mejor amigo de nombre Walter Guzmán y un día por casualidad a través del Internet ahora nos hemos vuelto a comunicar, a hablar del pasado, de la familia, los amigos, nuestros proyectos, momentos hermosos, difíciles y triunfos de la vida.

Cada persona debería refrescar la amistad, recordando y buscando los amigos del colegio, la escuela o la universidad. Así la vida sería más interesante o como decimos en Colombia: “hay que ponerle picante a la sopa para darle sabor”. Cada día sale directamente del taller de diseño de Dios incluido este. Debemos darle una oportunidad al día, cambiar nuestra obscuridad e imitar la resolución del salmista: “Me gozaré y alegraré en Él”. Déle color y sabor a sus oportunidades para que su vida brille y resplandezca.

8 comentarios:

Walter Guzman dijo...

No hay nada más satisfactorio en la vida, que saber, que a pesar del tiempo, la distancia y las dificultades, nuestra amistad no decrece, sino que por el contrario cada día se fortalece más.

Anónimo dijo...

Padre Hoyos, lo felicito por el articulo! Cuantos de nosotros quisieramos ser sus MEJORES AMIGOS, pues lo vemos muy lejano y dificil de agarrar. Que afortunado ese Walter Guzman!! Que Dios lo bendiga.

Tu admiradora Juanita Banana

Nicki Aleman dijo...

Joven lo veo mal, pero muy mal, como es eso que tiene ahora mas "mejores" amigos. Yo pense ser la mano derecha, izquierda, pies y el cerebro de la operacion....jijiji y ahora me vienen a quitar el puesto!!! UNBELIEVABLE. LO DIGO YO: Nicki Aleman-Reed-Parker-Collins

----------- JuanMM ----------- dijo...

Segundas oportunidades y reencuentros, son como completar un círculo que se había roto o estaba inacabado. Un balance de energías.
Con las primeras se experimenta una sensación de paz y gratitud, perdón también; con los segundos, una sensación de sentirse completo y de poder gozar de la compañía de esos amigos de infancia, que ahora ya son hombres, mujeres, padres de familia. Para los emigrantes, estas cosas son más importantes quizás, que para quienes no lo son.

Anónimo dijo...

Que barbaridad, que pena, que dolor, que desesperacion, y de donde salio este Walter, de donde lo sacaste padrecito, te lo sacaste de la manga de la camisa.... No hermano te veo mal, creo que con esto nos tendremos que cortar las venas de trizteza, yo crei que era tu mejor amigo, el que toma que Folgar todas las noches, y comparte el te con tigo, wauuuu eso ha dolido mucho..... Aunque no les guste Yuyi nos pertenece.

Att. El Profesor de los Jueves

Anónimo dijo...

Como esta eso que usted mi querido Padre Hoyos se ha encontrado un amigo y que ahora es el "mejor", bueno; pero observando muy bien esa fotografia cualquiera quisiera ser amigo de este guapisimo vaquero, no esta mal él en sí, mire la forma de posar en la fotografia si hasta parece modelo de Calvin Klein el afortunado y sexi Walter Guzmán
Una admiradora de este guapo vaquero -- La Chimoltrufia

Rebel Girl dijo...

So now we know that Mr. Guzman is Fr. Hoyos' best male friend. But the question is: Who is Padrecito's best female friend? The Padre Hoyos Blog is accepting all guesses, suggestions, bets, proposals, etc...

Two clues:

1. Think globally.
2. Don't be fooled by superficial nonsense and appearances.

And, in the words of Bob Dylan, "it ain't me, babe!"

Anónimo dijo...

La mejor amiga de Padre Hoyos tendra que ser "el viento" porque en esta vida, todos dicen ser amigos y amigas..pero al final no lo son