lunes, julio 07, 2008

El Papa Benedicto XVI se une a la lucha contra la pobreza

Por el Rev. José Eugenio Hoyos

El Papa Benedicto XVI se encuentra en estos momentos disfrutando de unas merecidas vacaciones de verano en la Casa de Campo de Castel Gandolfo, Italia. Pero ya no nos sorprende ver al Papa Benedicto XVI hasta en sus vacaciones trabajando y preocupado por la situación en que vive la humanidad.

Durante su homilía a los peregrinos que se reunieron en esta famosa casa veraniega papal, el Pontífice se dirigió a la cumbre, que comienza esta semana en Japón. "En estos días, se han levantado muchas voces que piden [a los lideres del G8] cumplir los compromisos realizados en encuentros anteriores, y adoptar valerosamente todas las medidas necesarias para vencer a las tres plagas de la pobreza extrema, el hambre, la enfermedad, el analfabetismo, que siguen azotando a una gran parte de la humanidad," dijo Benedicto XVI. Destacó que los Obispos católicos representados por los países del G8 figuraban entre quienes hicieron el exhorto a los líderes de la cumbre. "Yo también me uno a esta petición encarecida de solidaridad," afirmó. "Convoco a los participantes de la reunión en Hokkaido-Toyako para que pongan las necesidades de las poblaciones mas débiles y pobres en el centro de sus deliberaciones," añadió el Papa. Consideró que la vulnerabilidad de los pobres, "ha crecido hoy por la especulación y las turbulencias financieras y sus efectos adversos en los precios de los alimentos y de los energéticos." "Espero que la generosidad y la visión de largo plazo los ayude a tomar decisiones encaminadas a relanzar un proceso equitativo de desarrollo integral, salvaguardando la dignidad humana," añadió.

Seria de sumo interés recordar quienes son los países que forma el G8 pues los conforman un grupo de países industrializados del mundo cuyo peso político, económico y militar es muy relevante a escala mundial. Ellos son: Alemania, Canadá, Estados Unidos, Francia, Italia, Japón, Reino Unido, Rusia y los acompaña en el bloque de decisión la Unión Europea. En esta cumbre G8 en el Japón además de discutir los temas de la pobreza se tocara también lo relacionado con el cambio climático.

No podemos olvidar que los ingresos de las 500 personas más ricas del planeta son superiores a los ingresos de los 416 millones de personas más pobres. Hay recursos para todos, pero terriblemente mal repartidos. La economía global produce cada año cerca de 9.550 millones de dólares en bienes y servicios por capita, 25 veces mas de 365 dólares anuales que definen la pobreza extrema en el que viven 1.000 millones de personas o lo que es lo mismo, 1.000 millones de seres humanos subsisten a diario con un 4% de la riqueza mundial. "Hoy nos enfrentamos a una crisis alimentaria de escala planetaria que condena a decenas de millones de personas a padecer hambruna." Jeremy Hobbs, Director Ejecutivo de OXFAM Internacional.

1 comentario:

Boomerang dijo...

Bien dicho, pero un poco de Teologia de Liberación no vendria mal aqui, por que los que tienen la sartén por el mango, normalmente no la sueltan hasta que empiezan a sentir el calorcito de las brasas.
El cristianismo activo, no debe de abogar ni incitar a revoluciones ni a cambios economico-sociales a la fuerza, pero si debe de tener el deber de denunciar las desigualdades extremas y la necesidad humana, especialmente si son debidas a prácticas dehonestas, corrupcion o/y a falta de sensibildiad hacia las necesidades del prójimo.
No es reprobable el ser exitoso en la vida y saber acumular mucho dinero y bienes de una manera honesta y legal y a base de trabajo duro, pero a la vez a los que han logrado tanto, hay que “motivarlos” a que repartan y ayuden más y más.
Ya saben: A Dios rogando, pero con el mazo dando. Y las Iglesias…tambien deben de dar ejemplo a base de que sus miembros, religiosos y laicos, lleven una vida sin hostentacion y de caridad y servicio.