jueves, julio 31, 2008

Síndrome del celular

Por el Rev. José Eugenio Hoyos

No te olvides por favor llámame, mi número celular es 571-333-00 cinco riente etc. Millones y millones de números de teléfonos celulares hoy son intercambiados en el mundo por diferentes personas, sexo, culturas y edades. El celular desde hace más de 15 años se convirtió en una de las adicciones más populares y de mayor demanda después del sexo, el trabajo, el Internet, la compra, la televisión, etc.

China fue uno de los primeros países en hablar de esta nueva adicción, llamándola "Mobile Phone Dependence Syndrome" (síndrome de dependencia del teléfono celular). Un estudio dirigido en Flandes sobre 2500 jóvenes de entre 13 y 16 años ha demostrado que muchos interrumpen su sueño nocturno para controlar los SMS recibidos y eventualmente contestarlos. Según los expertos, esto puede ser un síntoma de adicción a los SMS que conduce a graves trastornos fisiológicos.

En Italia por ejemplo se han realizado recientemente investigaciones sobre el uso patológico de este aparato. Un estudio del CODACONS, hecho sobre 300 voluntarios, mitad varones y mitad mujeres, de entre 20 y 60 años, ha concluido que el 70% de las personas modifica su comportamiento cuando le es imposible utilizar el celular. El 70% no puede prescindir de el. De estos, el 35% ha presentado tics nerviosos de reciente aparición (poner las manos en los bolsillos continuamente, mirar el reloj con frecuencia, buscar el celular cada vez que se escucha un sonido, etc.) Las características principales de los adictos al celular son:


  • Lo más importante de su vida es el amado celular.
  • Prefieren dejar a un lado a la familia, la esposa, los hijos, las hijas que dejar un instante solo el celular.
  • Si no tienen el celular experimentan crisis de pánico, ansiedad y nerviosismo.
  • Usan el celular como medio de establecer relaciones con los demás.
  • Necesitan disponer del celular para tener bajo continuo control la relación sentimental.
  • Tiene una gran necesidad de pertenencia, un deseo de reconocimiento de parte del grupo social.
  • Suelen tener fobia social o temor de estar solos.
Y finalmente los adictos a los mensajes de texto terminan con sus dedos llenos de callos y hasta sus huellas digitales empiezan a desaparecer o un comienzo de artritis. Se ha visto un gran cambio, pues antes dormían con sus muñecos de peluche, ahora su compañero de sueños es el amado teléfono celular.

1 comentario:

boomerang dijo...

Ultimamente se han reportado varios accidentes de tráfico sufridos por gente que van tecleando un “text message” en su teléfono…no, no me refiero accidentes de tráfico conduciendo un vehículo (aun que tambien estos se han producido) me refiero a pedestres que van caminando ensimismados en el mensaje y chocan contra un poste o árbol o se encaminan sin saber al centro de la calzada de tráfico.
Consejo: Si tienen que escribir mientras caminan, aparquense en una esquinita de la calle, pongan las luces de emergencia y…a teclear.