viernes, agosto 01, 2008

El 08-08-08 a las 08:08

Por el Rev. José Eugenio Hoyos
El Diario de Hoy
4 de agosto de 2008

Cada vez que la humanidad se prepara a celebrar los Juegos Olímpicos de Pekín. Hay emoción, alegría, preparación y mucha publicidad y expectación.

La ceremonia de apertura comenzará el 8 de agosto a las 20:08 (hora local), es decir, el 08-08-08 a las 8:08 horas de la tarde. En China y otros países orientales, como por ejemplo Japón y Corea, el número ocho vale como número de la suerte (además la palabra "ocho" en cantonés suena como la palabra "riqueza"). Los Juegos Olímpicos de Beijing 2008 incluirán 28 deportes. En esta ocasión el mundo espera que China abra las puertas a un cambio positivo, a que verdaderamente estos juegos sean lazos de hermandad y solidaridad internacional. El mundo necesita ver algo diferente para olvidar la crisis energética, el calentamiento global y la violencia.

Los aproximadamente 10,500 deportistas deben tener en mente que no se trata sólo de ganar medallas de oro, sino de participar y ser constantes y no derrotarse por las duras competencias. Veámoslas como pruebas. De ellas se obtiene vigor, se fortalece la voluntad y la valentía para enfrentar otros retos más difíciles. Ojalá entiendan nuestros deportistas que lo que necesitamos son participantes con alegría, con ejemplo y con mucha fe. Que el verdadero premio es otro. Es el de compartir, aprender y respetar. Todos sin excepción podemos ser triunfadores, si así lo queremos. Todos nacemos iguales, pero los triunfadores son sólo los que logran desarrollar todo su potencial, son los que no se quedan estancados, los que son útiles a sí mismos, los que ponen su confianza y disciplina sólo en Dios. "La fe en sí misma es la mayor fuerza para conquistar la cima" (anónimo).

Aprendamos todos de estas justas y ejercitemos la bondad y el perdón. Al final podremos, decir, como el gran Saulo de Tarso, "he peleado la buena batalla, he terminado la carrera, he guardado la fe".

1 comentario:

JuanMM dijo...

Este es un tema importante para mi, por que normalmente suelo estar interesado en la Olimpiadas y comprendo muy bien lo importante que es para la humanidad la cooperación, la amistad y el espirítu sano de competición entre naciones que las Olimpiadas siempre promueven. Pero este año desafortunadamente los juegos, la politica y los derechos humanos, estan muy intimamente ligados.
Es muy posible que el Comite Olimpico Internacional, otorgara los juegos a Beijin, a pesar de las muchas fallas en derechos humanos que China perpetua, con el fin de estimular apertura, confianza y un poco de tolerancia en las politicas del régimen chino, pero desafortunadamente no ha sucedido. Las represiones internas continuan con mas intensidad, a muchos ciudadanos se les han confiscado propiedades para ser usadas en las zonas olimpicas, sin adecuada compensación; las represiones criminales en la ilegalmente ocupada nación de Tibet, http://www.savetibet.org/ han incrementado y además el increible apoyo que el gobierno chino esta dando a los gobernantes de Sudan, quienes son responsables por las matanzas étnicas de Darfur.
Encima de todo esto, leo hoy en CNN, que por el afán de lograr medallas, los responsables del deporte chino, estan sometiendo a niños de unos 6 años de edad, a un entrenamiento gimnastico super riguroso el cual se puede calificar de abuso al menor y casi tortura.
Lo siento…no Olimpiadas para mi este año. Dios haga el milagro de que algo bueno salga de esta experiencia, pero yo no voy a patrocinarlas mirando un solo evento de los juegos.