lunes, octubre 20, 2008

Todos somos misioneros

Por el Rev. José Eugenio Hoyos

Este fin de semana hemos celebrado el día mundial de las misiones; gran oportunidad para todos los cristianos del mundo y hacer un alto en nuestra vida espiritual. Desde nuestro bautismo adquirimos un compromiso con Cristo, nuestra Iglesia y también con nuestros hermanos que todavía no conocen a Cristo y necesitan ser evangelizados.

Hace unos cuantos días tuve la oportunidad de visitar la primera parroquia donde fui asignado para desempeñar mi pastoral después de haber sido ordenado por 6 meses; localizada en Atanquez un resguardo indígena en el departamento del Cesar en Colombia, su población de cerca de 5000 habitantes, compuesto de agricultores, ganaderos y con una población en su mayoría tejedores de mochila de lana y de finos hilos ya muy famosos en todo Colombia. Una parroquia de escasos recursos económicos pero con una gran riqueza de fe, esperanza y amor en sus gentes. Bastante sedientes de una nueva re-evangelización porque desafortunadamente después de 21 años en que colabore con esta parroquia “San Isidro Labrador”, los feligreses no han vuelto a tener un sacerdote católico de planta, pues los parroquianos solo ven al sacerdote por una hora los domingos sin poder atender a los demás sacramentos.

Es una lástima que esta situación este ocurriendo en muchos lugares de Latinoamérica por la falta de vocaciones sacerdotales y religiosas. Lógico que para todo hay una solución. Mientras se promueven las vocaciones, los laicos tienen la oportunidad de desempeñar una misión pastoral antes de que las sectas evangélicas continúen engrosando las filas del fanatismo y la división de la Iglesia.

El mensaje del Papa para el día mundial de las misiones subraya la necesidad de una Iglesia más contemplativa, santa y misionera. Una Iglesia misionera tiene que entenderse como “una Iglesia que narra y testimonia a Cristo”, algo que no es exclusivo de los católicos, sino que forma parte de la identidad de todos los cristianos. “El secreto de la misión es trabajar, fijar la mirada en María y rezar con el Rosario”. En esta perspectiva, el Santo Padre ha querido indicar la oración del Rosario como tema de reflexión para la jornada Mundial de Misiones.

Visitando la parroquia de San Isidro Labrador en Atanquez, mi primera misión, pude acercarme a la Virgen de los Remedios que a pesar de los siglos esta imagen sigue intacta y donde una gran mayoría de fieles no saben cuando llegó al lugar pues lo único que aseguran es que como misionera Dios la trajó a este lugar y ella allí feliz se quedó.

Anímate a ser misionero en tu propio hogar. Recuerda que en el mundo existen 983 “territorios de misión.” En ellos trabajan casi 50 mil sacerdotes y 370 mil catequistas, casados o solteros, a tiempo completo o por temporadas. Todos los misioneros se han comprometido a anunciar el evangelio a los 3 mil quinientos millones de hombres y mujeres que todavía no lo conocen: es decir, a dos terceras partes de la humanidad.

1 comentario:

walter guzman dijo...

Hola padre, tal como usted lo expresa en el artículo, es una gran lastima, que una parroquia tan importante para los atanqueros ( que son más de 5.000)la hayan abandonado despues de ser la más importante de toda la región.

No es justo que por el error de una persona, un pueblo con tanta fé como Atánquez haya sido castigada por más de 20 años.

No entiendo como la iglesia habla de perdón, cuando hemos sido castigados por tanto tiempo sin tener un sacerdote que se dedique a su verdadera mision en la tierra, la de evangelizar.

Gracias padre por acordarse de ésta que fue su parroquia, y que por siempre lo recordará como uno de sus mejores misioneros.


Walter Guzman.